Make your own free website on Tripod.com

so weird

Frio

Hoy es uno de esos dias en los que la soledad te aprieta hasta dejarte sin aire. Sentado en la barra de un bar de mala muerte, intento ahogar mi melancolía en una buena dosis de alcohol.
Todo es igual que ayer, que el mes pasado, que hace tantos años; es decir, nada de especial,nada que valga la pena el seguir viviendo.
Solo un milagro podía salvar aquella miserable existencia; y el milagro estaba a punto de producirse.
De repente se abre la puerta del local y apareció ella.
Misteriosa, bellísima, con un aire nostálgico y soñador. No era de aquí, o al menos no la había visto con anterioridad, así que me propuse conocerla.
Me costó acercarme a ella, no tenía ninguna base de partida para romper el hielo, para poder aproximarme. Me parecía distante, lejana...Casi imposible que un ser tan hermoso como ella se pudiese fijar en un despojo humano, que era exactamente en lo que me había convertido.
Se tu mismo pensé; no pretendas impresionarla; simplemente que vea tal y como eres.La estrategia dió resultado; ella también estaba pasando por unos momentos difíciles, muy similares a los mios; no tardó en haber entre nosotros un lazo estrecho de complicidad.
Pasamos el resto de la noche juntos; hablamos de mil cosas, de nuestras vidas, de nuestros sueños que nunca cumplimos, de los que nos gustaría hacer realidad.Nos conocimos a fondo; nuestros miedos, nuestras inquietudes...No se si se podía definir como amor, pero lo cierto es que entre aquella misteriosa dama y yo, se había creado una fuerte corriente de sentimientos.
Cuando los primeros rayos de sol se reflejaron sobre nuestra desnudez, comprendí que había llegado el momento de la despedida.
Con la voz entrecortada me susurró que había sido una noche maravillosa, pero que tenía que marchar. Intenté disuadirla, retenerla; había encontrado un ser maravilloso con quien compartir mi soledad, y como siempre iba a volar de mi lado. Aquello había sido la tónica de mi vida.
Tengo frio, me comentó entre susurros; toma mi cazadora, ya me la devolverás, de este modo tendremos una excusa para volver a vernos; te parece?.
Ella accedió con una sonrisa. Se colocó mi cazadora sobre los hombros, al tiempo que escribía en una pequeña hoja una dirección.
Toma, pasa esta tarde por aquí y te devolveré la cazadora.
La idea me pareció genial, ese gesto significaba que la volvería a ver, que quizás en esta ocasión no perdería a alguien que me parecía importante.
Como te llamas? no me lo has dicho.
Claudia, me llamo Claudia.
Nos dijimos adios con la promesa de volver a encontrarnos aquella tarde.Las horas se me hicieron eternas, esperando que llegara el momento de encontrarnos de nuevo.
Cuando llegué a la dirección que Claudia había escrito,me quedé desconcertado. Estaba delante de un cementerio. Al principio imaginé que se trataba de un error; quizás lo había escrito mal; seguro que había una explicación lógica.
Algo me empujaba a entrar en el recinto, notaba un extraño magnetismo que me empujaba a cruzar la puerta.
Entré, y sin saber bien porqué, busqué compulsivamente por todas las calles del cementerio. Nicho por nicho, tumba por tumba.
Una lápida de mármol blanco, una sencilla foto, y una breve inscripción:
"Claudia Serrano, abril del 65; enero del 2004. Nunca te olvidaremos".
Noté como algo dentro de mí se rompía en mil pedazos. La chica de la foto sin duda, era aquella muchacha que había conocido horas antes.
Al lado de un marchito ramo de flores; mi cazadora impecablemente doblada.

Gaspar's So Weird Webpage / 2007 / InterGizz / gaspar_dool@hotmail.com